fbpx

Antecedentes de la fotografía: la primera foto

6

Todos los inicios son dudosos, inciertos y un poco torpes. Al principio, cualquier persona interesada en la fotografía tiene un primer encuentro intimidante con una cámara profesional que no sabe usar, con un montón de configuraciones que no domina y que resultan en fotos demasiado oscuras, movidas o desenfocadas. Esta etapa puede ser abrumadora pero tiene soluciones sencillas: el estudio de los aspectos técnicos y la práctica.

¿Todavía te parece muy difícil? Ahora piensa en la experiencia de las personas que tuvieron que inventar la fotografía para poder practicarla.

Si hablamos de principios inciertos y torpes, es necesario hablar de la primera foto. Se llama View from the Window at Le Gras y la tomó el científico francés Nicéphore Niépce en 1826. Aunque es tentador decir que él inventó la fotografía, su contribución fue un paso más en una larga historia (de siglos y siglos, por si te sientes impaciente por no terminar algo en una semana) de experimentación y avances en la química y la óptica, como la cámara oscura que describimos en el artículo anterior.

Por supuesto, se trata de un paso fundamental. ¿Cómo lo hizo? Para capturar la vista desde la ventana de la casa de campo de su familia (un jardín, algunos edificios y techos cercanos), Niépce desarrolló la heliografía: tomó una placa cubierta con una capa de betún de Judea (un líquido fotosensible) y la expuso durante muchas horas en su propia cámara oscura frente a la ventana. Este proceso logró retener una imagen bastante tosca de la vista, lo que ahora conocemos como la primera fotografía permanente.

Como lo explican en este artículo de 100photos, el evento de 1826 ocurrió después de la fascinación de Niépce por el método de impresión de la litografía, lo que lo llevó a buscar otras maneras de producir imágenes. Y después de esa primera foto, el científico francés colaboró con Louis Daguerre, conocido por otro avance de la fotografía: el daguerrotipo.

Ahí está la importancia de estos eventos históricos: nos recuerdan que nunca trabajamos solos, que toda la historia nos acompaña y motiva nuestra curiosidad actual.

Fuente

Artículo original de Cameo22

Bitnami